NUEVAS MEDIDAS PARA EL MANTENIMIENTO Y FOMENTO DEL EMPLEO.

La crisis en la economía española está afectando de manera devastadora en el mercado de trabajo español, muestra de ello es el importante y continuo aumento del desempleo,  hasta tasas del 20%. Pues bien, para frenar esta crisis del empleo, el Gobierno, ha impulsado diversas medidas.

Medidas de mantenimiento del empleo

 Bonificación en la cotización empresarial a la Seguridad Social en los supuestos de regulaciones temporales de empleo
Con ocasión a los masivos Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), llevados a cabo durante los años 2008 y 2009, en los que se ha demostrado que las empresas optaban por la regulación extintiva de los contratos, en lugar de otras medidas menos drásticas tendentes a mantener el empleo –reducción de jornada o suspensión temporal del contrato de trabajo-, se ha incorporado una medida tendente a incentivar que las empresas opten por una la regulación temporal de empleo en lugar de la extinción directa de los contratos de trabajo.
De esta forma, aquellas empresas que pretendan llevar a cabo para regular empleo un ERE, y en éste opten por adoptar medidas de suspensión de contratos o reducción temporal de la jornada, en lugar de optar por la extinción del contrato de trabajo de los afectados, deben saber que tendrán derecho a una bonificación del 50% de las cuotas empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes, devengadas por los trabajadores afectados por la suspensión o reducción de jornada, cuando estas medidas hayan sido debidamente autorizadas en el correspondiente ERE.
Con ello, el legislador, pretende reducir el coste que supone para la empresa, el mantenimiento de los puestos de trabajo, y más en época de crisis, derivado de las cuotas a la Seguridad Social que deben seguir abonando los empresarios en caso de suspensión del contrato de trabajo, bonificando una parte de éstas.
No obstante, la medida está limitada y condicionada a su vez en dos vertientes, una en cuanto a la duración de la bonificación aplicable, y dos, en cuanto al compromiso del mantenimiento del empleo.
Efectivamente, la duración de la bonificación se extenderá y coincidirá con la duración de la situación de desempleo del trabajador, aprobada por el ERE, sin que en ningún caso pueda superar los 240 días por trabajador.
Por otro lado, dado que estamos ante una medida para fomentar el mantenimiento del empleo, la norma impone al empresario que se comprometa a mantener en el empleo a los trabajadores afectados durante al menos un año con posterioridad a la finalización de la suspensión o reducción de la jornada autorizada. En caso de incumplimiento, el empresario, deberá reintegrar las bonificaciones aplicadas con respecto a dichos trabajadores. No se considerará incumplida esta obligación cuando la extinción se realice por un despido declarado procedente.
Al margen de lo anterior, y sin perjuicio de que el empresario haya debido reintegrar las bonificaciones aplicadas, si la extinción se produce antes del año en que dura el compromiso en el empleo con este tipo de trabajadores, las empresas que hayan extinguido o extingan por despido reconocido o declarado improcedente o por despido colectivo contratos a los que se haya aplicado la bonificación establecida, también, quedarán excluidas por un periodo de doce meses de las bonificaciones establecidas en el Programa de Fomento del Empleo -regulado en la Ley 43/2006, de 29 de diciembre-. La exclusión afectará a un número de contratos igual al de las extinciones producidas. El periodo de exclusión se contará a partir del reconocimiento o de la declaración de improcedencia del despido o de la extinción derivada del despido colectivo.
El legislador no ha querido dejar de lado aquellas situaciones que se hayan producido con anterioridad a la norma y, de estar forma, ha dispuesto que la medida sea aplicable, retroactivamente, a las solicitudes de regulación de empleo presentadas entre el 1 de octubre de 2008 hasta el 31 de diciembre de 2010, excepto al indicado compromiso de empleo que, debido a su carácter sancionador, será de aplicación desde la entrada en vigor de la Ley hasta el 31 de diciembre de 2010.
Por último, la medida viene acompañada de una orden de control y seguimiento trimestral, a llevar a cabo por el Servicio Público de Empleo Estatal, para garantizar el cumplimiento de los requisitos y el uso debido y correcto de la norma.

 MEDIDA 1. MEDIDA DE MANTENIMIENTO AL EMPLEO
Objetivos
Desincentivar la destrucción de empleo.
Incentivar que los futuros ERE se promuevan para la suspensión temporal de contratos de trabajo, o bien, reducción de jornada, en lugar de promover un ERE extintivo.
Beneficios
Bonificación del 50% de las cuotas a la Seguridad Social por contingencias comunes de los trabajadores afectados.
Límites
La duración de la bonificación no podrá ser superior al tiempo que dure la prestación por desempleo, y, en ningún caso podrá superar los 240 días por trabajador.
Condicionamiento o Compromiso
El empresario deberá mantener el empleo de los afectados como mínimo 1 año desde la finalización del ERE.
Si el empresario extingue el contrato por despido declarado procedente no existirá incumplimiento del compromiso, de lo contrario, si reconoce el despido improcedente o es declarado improcedente existirá incumplimiento.
Efectos del incumplimiento
Si el empresario incumple el compromiso, deberá reintegrar las bonificaciones aplicadas, si se produce la extinción dentro del año del compromiso, y a su vez, estará excluido por 12 meses de las bonificaciones previstas para el Fomento del Empleo.
Si la extinción del contrato se produce después de superarse el año del compromiso, tan sólo quedará excluido de las bonificaciones previstas para el Fomento del Empleo por 12 meses.
La penalización afectará a un número de contratos igual al de las extinciones producidas.
El periodo de exclusión de 12 meses se contará desde el reconocimiento de la improcedencia o declaración judicial de improcedencia del despido.
Efectos de la norma
Entrará en vigor retroactivamente a aquellos EREs presentados desde el 1-10-2008 hasta el 31-12-2010.
El compromiso de empleo, por el contrario, surtirá efectos para aquellas situaciones nacidas desde la entrada en vigor de la norma y hasta el 31-12-2010

 Modificación de la regulación del convenio especial de la Seguridad Social fomentando la actividad de los trabajadores incluidos en convenios
 La segunda medida, en el mantenimiento del empleo, modifica la vigente regulación del Convenio Especial de la Seguridad Social en aquellos Expedientes de Regulación de Empleo en los que se encontraban afectados trabajadores de 52 años o más.
Recordemos que el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (TRET), obliga al empresario a abonar, a su cargo, las cuotas destinadas a la financiación de un convenio especial, respecto de aquellos trabajadores afectados por ERE que tuvieran 52 años de edad o más y no tuvieran la condición de mutualistas el 1-1-1967. Todo ello siempre y cuando la empresa no estuviera incursa en un procedimiento concursal.
Recordemos que la obligación empresarial existe hasta la fecha de cumplimiento, por parte del trabajador, de la edad de 61 años, siendo a partir de esa edad obligatoria y a cargo exclusivo del trabajador, hasta el cumplimiento de la edad de 65 años o hasta la fecha en que, en su caso, acceda a la pensión de jubilación anticipada.
La novedad viene representada porque a raíz de la modificación se posibilita, en aquellos casos en los que, durante la vigencia del convenio especial, y durante el periodo de cotización a cargo del empresario, el trabajador afectado realizara una actividad por la que se efectúen cotizaciones al sistema, las cotizaciones ingresadas por el empresario obligado al convenio irán destinadas a sufragar las cuotas que le corresponderán abonar al trabajador, a su cargo, a partir de los 61 años.
Con anterioridad a la modificación de esta norma, las cotizaciones coincidentes durante el tiempo en el que el trabajador prestara servicios durante la vigencia del convenio, servían para regularizar las cuotas que debían reintegrarse al empresario, a raíz de la modificación dichas cotizaciones servirán para financiar las cuotas que deberá ingresar el trabajador, al convenio especial, a partir de los 61 años.
La norma pretende incentivar el empleo de aquellos trabajadores, de 52 años o más, afectados por un ERE a los que, como consecuencia del convenio especial y sabiéndose aseguradas sus cotizaciones, entre el periodo de los 52 años y el cumplimiento de los 61, pudieran caer en el desánimo de encontrar, buscar o aceptar un nuevo empleo con el que poder seguir cotizando, pues, como consecuencia del propio convenio sus cotizaciones ya estarían aseguradas. Con la nueva medida, se les incentiva a la búsqueda y aceptación de un nuevo empleo, por cuanto, de conseguirlo, las cotizaciones que se realicen por el empresario obligado al convenio no caerán en saco roto, pues servirán para sufragar sus propias cotizaciones a partir de los 61 años, que debían abonar a sus expensas.

MEDIDA 2. MEDIDA DE MANTENIMIENTO AL EMPLEO
Objetivos
Incentivar la obtención de empleo del trabajador, de 52 años o más, afectado por ERE cuando exista obligación de suscripción del convenio especial.
Beneficio
Las cotizaciones ingresadas por el empresario obligado al convenio irán destinadas a sufragar las cuotas que corresponderán abonar al trabajador, a su cargo, a partir de los 61 años.

 
Medidas de fomento del empleo
 Bonificaciones por la contratación indefinida de trabajadores beneficiarios de prestaciones por desempleo
Por último, como única medida de fomento al empleo, se establece una novedosa medida que pretende incentivar al empresario la contratación indefinida de trabajadores beneficiarios de las prestaciones por desempleo.
En este sentido, las empresa que contraten indefinidamente, hasta el 31 de diciembre de 2010, a trabajadores desempleados perceptores de prestaciones o subsidios por desempleo tendrán derecho a bonificarse el 100% de la cuota empresarial por contingencias comunes de la Seguridad Social, hasta alcanzar como máximo el equivalente del importe de la prestación, en cuantía bruta, que tuviera pendiente de percibir a la fecha de entrada en vigor del contrato, sin que en ningún caso la bonificación pueda superar los tres años de duración.
El empleador, a efectos del cálculo de la duración de las bonificaciones, requerirá al trabajador un certificado del Servicio Público de Empleo Estatal sobre el importe de la prestación o subsidio por desempleo o Renta Activa de Inserción pendiente de percibir a la fecha de suscripción del contrato de trabajo.
En el caso de contratar a desempleados beneficiarios de la prestación contributiva por desempleo, la norma exige que el trabajador haya percibido la prestación durante, al menos, tres meses en el momento de la contratación, de lo contrario, el empresario no podrá aplicarse la bonificación. Sorprende como la norma hace una discriminación hacia los propios desempleados de prestaciones contributivas, si bien discriminación positiva justificada para incentivar el empleo de aquellos que ya vienen figurando como desempleados y perceptores de prestaciones contributivas con un cierto tiempo.
La aplicación de la bonificación será de carácter automático, como viene siendo habitual, aplicándose directamente de los boletines de cotización, si bien, y aquí es donde radica la novedad, la aplicación de la bonificación requerirá el consentimiento expreso del trabajador desempleado, que se expresará en el contrato de trabajo.
Como única formalidad el contrato deberá realizarse en el modelo oficial que facilite el Servicio Público de Empleo, y deberá contener expresado el mencionado consentimiento del trabajador.
Al igual que la primera de las medidas comentada, la norma impone al empresario que se comprometa a mantener en el empleo a los trabajadores afectados durante al menos un año con posterioridad a la contratación. En caso de incumplimiento, el empresario, deberá reintegrar las bonificaciones aplicadas con respecto a dichos trabajadores. No se considerará incumplida esta obligación cuando la extinción se realice por un despido declarado procedente, y a diferencia de la primera medida, se dispone también, por dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente del trabajador.
Por último en esta nueva medida no existirá la penalización de exclusión de los beneficios del Programa de Fomento al Empleo, en los casos en los que la empresa haya extinguido o extinga por despido reconocido o declarado improcedente alguno de estos contratos bonificados, a diferencia de lo que sucede en la primera medida comentada, y para los restantes supuestos previstos por la Ley 43/2006.

MEDIDA 3. MEDIDA DE FOMENTO DEL EMPLEO
Objetivos
Incentivar la contratación de trabajadores desempleados perceptores de prestaciones (de al menos tres meses) o subsidios por desempleo.
Beneficios
Bonificación del 100% de las cuotas a la Seguridad Social por contingencias comunes de los trabajadores afectados.
Beneficiarios
Empresas que contraten de manera indefinida, a tiempo completo o parcial, a trabajadores desempleados y perceptores de prestaciones por desempleo de al menos 3 meses, o perceptores de subsidios por desempleo o Renta Activa de Inserción.
Límites
El importe global de la bonificación no podrá ser superior al importe, en cuantía bruta, de la prestación por desempleo, subsidio o Renta Activa de Inserción, pendiente por percibir por desempleado al tiempo de celebrar el contrato de trabajo, y en ningún caso la duración de la bonificación podrá ser superior a 3 años.
Condicionamiento o Compromiso
El empresario deberá mantener el empleo de los afectados como mínimo 1 año desde la celebración del contrato.
Si el empresario extingue el contrato por despido declarado procedente, dimisión, incapacidad permanente total o superior, jubilación o muerte se entenderá que no existe incumplimiento del compromiso.
Efectos del incumplimiento
Si el empresario incumple el compromiso deberá reintegrar las bonificaciones aplicadas.
Formalidades
Se deberá formalizar un contrato en modelo oficial en el que conste el consentimiento expreso del trabajador de aceptar la aplicación de las bonificaciones.
El empresario deberá requerir al trabajador certificado sobre el importe pendiente de prestaciones o subsidios por desempleo facilitado por el SPEE.
Efectos de la norma
Desde su entrada en vigor, el 1-1-2010 hasta el 31-12-2010.

 Modificación de la consideración de desempleado a los efectos del Programa de Fomento del Empleo
Por último y dentro de las medidas establecidas al fomento del empleo, se ha procedido a modificar la Ley 43/2006 reguladora del actual Programa de Fomento del Empleo que incentiva la contratación indefinida, tanto a tiempo completo como a tiempo parcial e incluida la modalidad de fijo discontinuo, de los trabajadores desempleados inscritos en la Oficina de Empleo.
La novedad radica en que se considerarán desempleados, a efectos de los incentivos previstos por el Programa de Fomento del Empleo, aquellos trabajadores que estén prestando servicios en otra empresa con un contrato a tiempo parcial, siempre que su jornada de trabajo sea inferior a 1/3 de la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable.
Recordemos que con anterioridad tan sólo daba derecho a bonificaciones por la contratación de trabajadores desempleados, sin que se considerara desempleado, expresamente, a los efectos del programa de incentivos y bonificaciones, aquél que pudiera tener un trabajo a tiempo parcial en otra empresa, los llamados demandantes de mejor empleo, o si cabe, desempleados a tiempo parcial, que quedaban excluidos del programa.
Pues bien, el legislador ha querido modificar el concepto de desempleado, y considerar a aquellos trabajadores con un contrato a tiempo parcial con jornada muy reducida incluidos a los efectos del Programa de Fomento del Empleo, para incentivar así la contratación de este colectivo de trabajadores favoreciendo así sus oportunidades de ocupabilidad.
 

MEDIDA 4. MEDIDA DE FOMENTO DEL EMPLEO
Objetivos
Incentivar la contratación indefinida de trabajadores desempleados, demandantes de mejor empleo, que prestan servicios en otras empresas, con contratos a tiempo parcial de jornada muy reducida, inferior a 1/3 de la jornada de un trabajador comparable a tiempo completo.
Novedad
Se incluyen, a este colectivo, como beneficiarios del actual Programa de Fomento del Empleo, mejorando sus oportunidades de ocupabilidad.

Centro de Información y Asesoría Jurídica

     

 

Novedades Legislativas
Resumen de la normativa contable, fiscal, laboral y mercantil diaria aparecida en el B.O.E.
Leer más
 
Calendario Contribuyente
Conozca sus obligaciones contable, fiscal, laboral, mercantil y tributarias y las fechas de su cumplimiento.
Leer más
 
Artículos de interés
Comentarios, consejos de interés y asesoría en el área contable, fiscal, laboral y mercantil.
Leer más
Noticias de prensa
Consulte las últimas noticias de ámbito contable, fiscal, laboral, mercantil y económicas publicadas.
Leer más
 
Actualidad Normativa
Resúmenes semanales contable, fiscal, laboral y mercantil de las normas más recientes: BOE, DOGV y DOGC.
Leer más 
  Home   Top